Tag Archives: yo

Avanzar intentando ser feliz

Todo se apaga, todo se difumina, todo cambia, todo se va al traste, nada es como era, nada será como fue, el futuro es incierto, más triste que alegre, en pocos años perdidas habrá, pocos nacimientos ocurrirán, los niños mayores se harán, todo seguirá su rumbo, sin poder hacer nada por cambiarlo….

Existe una soledad que asfixia, no se trata de estar rodeada de personas, lo importante es tener oxigeno, sueños, ganas de comerte el mundo, quieres ser “dios” pero no lo eres, quieres estar en todas partes, quieres cubrir todas las goteras pero no puedes, vives en silencio tu realidad, te despiertas y no estás tranquila, el día avanza y estas nerviosa, activa, intentando que no se te escape un detalle… La noche precede al día, luego el día a la noche, y así un día tras otro, sin un atisbo de cambio.

Sabes que vendrán cambios pero ¿a qué precio? Prisionera de mi propia existencia, sin armas para luchar y conseguir lo que quiero. ¿Qué quiero? Quiero sonreír, ser feliz, vivir, disfrutar cada minuto como si fuese el último. Desde pequeña te carcome la idea de tu fin, no lo aceptas, no lo quieres aceptar, te fastidia cumplir años, no por tener más edad… Sino por todo aquello que se queda en el camino sin poder conseguirlo, sabes que jamás lo tendrás… El tiempo siempre avanza, nunca retrocede, lo que no fue, no lo será nunca….

Empecé a escribir sollozando, ahora estoy más calmada, las lagrimas han recorrido mi rostro y aún lo tengo húmedo. Quiero tanto y tengo tan poco, lo material no da la felicidad pero muchas veces ayuda. Las personas que nos rodean, sean de nuestro entorno o simples personas que se asoman a él, en muchas ocasiones, desconocen lo importantes que pueden llegar a ser. A veces, simplemente consiguen que esbocemos una sonrisa, otras veces consiguen que nos ilusionemos, soñemos, salgamos de nuestra zona de confort, conozcamos otras realidades, otras formas de vivir.

He escrito en primera persona, en segunda persona, en primera persona del plural. Da igual a quien me dirija, a mi misma, a una persona amiga o todos los que forman mi núcleo, lo único que deseo es que todos seamos felices, que todos vivamos de la mejor forma posible, que las ilusiones se hagan realidad, que las lagrimas desemboquen en un mar bravo lleno de emociones y vivencias.

Quiero lograr que la mente solo piense pero que no atormente, que los sentimientos vengan y vayan sin dañar. Sólo busco estar a gusto conmigo misma y derramar felicidad por los cuatro costados.

Siempre estás, no me abandones

Me conoces bien, llevas a mi lado desde que nací, me has visto crecer y eres quien mejor me conoces. A veces, pienso, que incluso más que yo misma. No me engañas, me dices las cosas claras, participas de mis momentos tristes, también de los felices.

Conoces todos mis secretos, todo aquello que no puede ver la luz. Sabes cómo respiro, siento, sufro y me haces ver de otro modo mis miedos. Me ayudas a seguir día tras día, a luchar por lo que pienso, por lo que creo.

Conoces mi careta, tú conoces como soy y mi sensibilidad. Cuando me caigo, haces que me levante, nunca dejas que me sienta sola, siempre estás ahí conmigo aunque te decepcione y reciba tu reprimenda por haber actuado de un modo u otro.

Intentas que sea yo, tal y como soy, sin fijarme en lo que los demás piensen de mi o de lo que esperen de mi. Quieres que sea egoísta, que me de cuenta de que mi vida es mía y sólo mía, que es demasiado breve como para desperdiciar ni un solo instante.

mascara-diariodelafelicidad

Sabes antes de que yo misma lo sepa, si voy a enfermar o no, me pones en alerta y me ayudas a reponerme. Podría decir mucho más sobre ti pero hay un pensamiento que me perturba, no quiero que me abandones, no quiero que te alejes de mí, no quiero perderte. Me aterra que pueda suceder, quizás por ello, sienta la necesidad de escribir y aquello que no quiera olvidar quede plasmado, por si llega el momento y no me reconozco.

Si tú te vas, yo dejaré de ser yo, mi forma de sentir se modificara y mis recuerdos quizás se desvanezcan.

Te doy las gracias por estar a mi lado, por no alejarte nunca, por despertarme contigo, por tener nuestros momentos de intimidad durante el día y cuando llega la noche, si me desvelo, por conversar conmigo.

Me siento plena por tener a “mi yo silencioso”, realmente, no sé cómo llamarte, es como si hablará conmigo misma mirándome a un espejo. Me ayudas a cuidar mi disco duro y espero que no se deteriore porque no sé si lo podría soportar.

Solemos buscar la felicidad en lo externo y quizás la historia este en buscar la felicidad dentro de nosotros mismos.

1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR