Tag Archives: hijos

Tu tren

Los rayos de sol se proyectan sobre mi rostro, poco a poco, me voy espabilando, logro ponerme en pie. Estoy de buen humor, sonrío sin parar, me dirijo a la cocina, miro de refilón el calendario que tengo en el frigorífico, “15 de agosto” qué día tan bonito. Aún en pijama me siento en la terraza mientras desayuno. El calor del sol me invita a cerrar los ojos levemente, mientras escucho de fondo el ruido del mar, me adentro en mi.

Aún lo recuerdo como si fuese ayer, mi primer día de colegio, era una enana de tres años cargada con una mochila llena de sueños más grande que mi estatura, los años de colegio pasaron en un suspiro.

Llegaron los años de juventud, aún siento el aroma de esos años, los amores, los desamores, la velocidad con la que vivía los días. Sin saberlo, en esos años mozos, estaba construyendo mi futuro, mi yo actual.

Los amores platónicos, dejaron paso a los amores reales. Aquel día fue mágico, sin saber cómo apareció él, sentí un pellizco en el estomago como hasta entonces no lo había sentido, entablamos conversación, risas tontas, miradas fugaces y todo fue fluyendo .. Tras un breve noviazgo nos casamos.

Llegaron los niños, nuestra forma de vida cambió, ya no podíamos realizar esas escapadas solos ni disfrutar de las 24 horas el uno del otro.

Sin embargo, nuestra felicidad se centró en el cuidado y crianza de nuestros hijos. Existieron años mejores que otros, no faltaron las disputas casi siempre por la escasa economía pero fuimos una familia plena si bien no perfecta.

Los hijos se hicieron grandes, iniciaron sus vuelos solos, nosotros volvimos a nuestra segunda juventud, acompañados de nuestros nietos, con ellos fuimos más permisivos por no tener el peso ni la responsabilidad que teníamos con nuestros hijos.

Mi vida junto a él fue un viaje en tren con paradas largas e intensas. En una de ellas, se quedó apeado y yo continúe nuestro viaje con todo lo que hasta ese momento habíamos construido juntos.
Me siento dichosa por haberle conocido, por ser mi compañero, por guiarme desde “allí” y por todo lo que me dejó nuestros hijos y nuestros nietos.

reloj

Hoy, es un día muy especial, nos reunimos todos, es mi cumpleaños, cumplo 100 años, me siento dichosa y mi mente no ha envejecido, transmito alegría por todos los poros de mi cuerpo.

Suena el timbre, acaban de llegar, los niños me atropellan a besos, mis hijos me abrazan con complicidad. Tras recibirlos me doy cuenta que aún no me he arreglado pero no me importa porque están ellos MI VIDA.

La felicidad indescriptible

Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas. Conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje. Hijos o descendencia. Conjunto de personas que comparten alguna condición, opinión o tendencia. Estas son entre otras las definiciones que da la real academia española al término “familia”.

Nuestra sociedad ha evolucionado en los últimos años dejando obsoleta la definición de familia “tradicional” formada por los padres y los hijos. Muchas personas han considerado durante mucho tiempo que “una familia para ser feliz tenía que ser tradicional”.

Por suerte se ha producido un cambio profundo y existen muchos tipos de familia. En el fondo da igual como sea la familia de cada cual, lo importante es sentirse dichoso de formar parte de ella y el cariño derrochado entre los miembros de la misma.

De igual modo sucede con los hijos, qué más da que sean legítimos, ilegítimos, bastardos, acogidos o adoptados. Un hijo es un hijo.

Las personas que deciden formar una familia adoptando a niños, son dignas de admirar, ponen toda la carne en el asador y sacan adelante a unos niños que aunque no corra por sus venas su sangre, en realidad, son imagen y semejanza de ellos.

Lo más usual es que los niños adoptados o acogidos acaben en familias de economía media. Se desviven por ellos y sienten gran satisfacción por verles crecer, formarse como personas… Estos padres están hechos de otra pasta, los niños pasan a ser su prioridad máxima y como en todas las familias, el día de mañana, puede suceder que los hijos sean agradecidos o no.

imagen Vivian Maier

Tendrán un futuro labrado gracias al sacrificio de unas personas incondicionales que lo dieron todo por ellos sin pedir nada a cambio.

La recompensa para estos padres será ver a esos niños ya adultos con su propia vida y sentirán un gozo sin igual sintiendo una felicidad que no se le puede poner nombre.

Estas líneas quiero que sean un pequeño homenaje a todos esos padres que eligen serlo y luchan por sus hijos con el pecho al descubierto.

1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies