Tag Archives: feliz

En busca de la felicidad completa

¿Somos felices? ¿Soy feliz? Si cada uno de nosotros nos hiciéramos esta pregunta, las respuestas serían muy variopintas. Algunos dirían que son megafelices, que todo les va de fabula y no dejaran que entremos en su interior y veamos sus carencias.
Otros dirán que son infelices por naturaleza y recurrirán al refrán fácil de “algunos nacen con estrella y otros nacemos estrellados”.

Creo que no existe una balanza para medir la felicidad de unos y de otros. Cada persona persigue la felicidad de un modo bien distinto y se es feliz de diferentes formas.

Una amiga me dijo no hace mucho que cuando encuentre la felicidad le avise. Esta frase me hizo pensar y me di cuenta que realmente nunca somos todo lo felices que queremos ser. Constantemente, queremos más y más. Por ello, siempre existirá alguna carencia que no nos permita alcanzar la felicidad plena.

Pensándolo bien, lo mismo, si existiera la felicidad plena, seriamos aburridos porque no tendríamos que luchar por nada en concreto, todo nos sería demasiado fácil.

La felicidad se encuentra muy ligada a los momentos tristes, ser feliz cuesta y a veces hay que llorar para lograrla.

Parece que estoy divagando y quiero huir de la pregunta que me he hecho a mi misma:

– ¿Soy feliz?

Mi respuesta sería según se mire, si me comparo con otros, probablemente tenga muchos motivos para ser feliz, tengo un trabajo, una familia, salud… Algunos dirán “qué más se puede pedir”.
Pero no soy feliz, no soy plenamente feliz, no lo soy porque persigo mis sueños y hasta que no se cumplan no alcanzaré la felicidad completa.

Posiblemente, me pase lo que me queda de vida, persiguiéndola y dejaré de existir sin haberlo logrado.
Sin embargo, sino abandono mis sueños y lucho por lograrlos, cada vez estaré más cerca de ella y de algún modo me siento feliz por no alcanzar nunca la felicidad plena porque eso significa que estoy viva y siento.

La felicidad inventada

Estamos viviendo las primeras décadas del siglo XXI, primer siglo del III milenio. Este siglo se recordará por sus propias características, como sus predecesores, pero quiero hacer hincapié en el avance de la digitalización a nivel mundial, aunque ya se había iniciado en la década de 1970 con la tercera revolución industrial, es a comienzos del siglo actual, cuando la digitalización experimenta un cambio rotundo dando lugar a los nuevos dispositivos de almacenamiento de datos (MP3, mp4, pendrive…) y la expansión sin igual de la telefonía móvil.

chema-madoz

 Fotografía Chema Madoz

Muchos de nosotros, que nacimos el siglo pasado, hemos sido testigos de la llegada de los teléfonos móviles, de internet a los hogares, de las redes sociales… Todas estas “novedades” han influido en la transmisión de “la felicidad”. Si en la década de los 70 o de los 80, nuestra felicidad, nuestro cariño, se transmitía por medio de una carta manuscrita, de una postal o de christmas. Hoy en día, prácticamente, estas formas de comunicarnos y expresar nuestros sentimientos han desaparecido y a quienes las utilizan se les puede tachar de “seres extraños”.

Ahora lo habitual es mandar un whatssap, hangouts o usar cualquier chat para comunicarnos con los demás. Si queremos mandar un beso a alguien enviamos un icono con “un beso”. Si queremos aplaudir un icono con “palmadas”. Si queremos a alguien un icono con “un corazón”.

Otro modo de expresar nuestros sentimientos es por medio de los emails que cuantos quebraderos de cabeza nos pueden llegar a dar. Quién no ha sufrido el fenómeno de “conversación escacharrada”, un grupo de amigos hablan sobre algo y al final no saben ni de que están hablando y terminan todos “poco felices”.

Las redes sociales están también muy presentes en nuestro días, algunas de ellas ( facebook, tuenti, twitter, instagram) se convierten en un miembro más de la familia , al que le cuentas toda tu vida y donde expresas tu felicidad, tus enfados, tus lugares preferidos, tus comidas, tus fotos.

O webs especializadas en la unión de almas gemelas. Sitios donde muchas parejas buscan alcanzar la felicidad y lo consiguen. Encontrar tu media naranja vía web es un hecho y el paso previo a compartir vida no sólo cibernéticamente.

chema-madoz-01

Fotografía Chema Madoz

Pero a pesar de los avances, de la posibilidad inmediata de comunicarnos, muchas veces estas formas de comunicación nos alejan mucho los unos de los otros. Sin darnos cuenta podemos estar ante “la felicidad inventada”. A los ojos de los demás, todo nos va muy bien, todos somos muy felices, todos viajamos a muchos lugares, todos somos “lo más de lo más”…. Terminamos usando las redes sociales como entes en las que no puedes ser tu y expresarte como eres, porque el estar triste, preocupado no mola.

Todo tiene que ser “happy” para no perder el tren de la felicidad inventada.

Pertenezco a esta época, utilizo todo los avances tecnológicos a mi alcance, pero mi felicidad me gusta compartirla cuerpo a cuerpo, beso a beso, caricia a caricia, sonrisa a sonrisa.

No cambio por nada ser feliz estando físicamente con los míos.

 

*(imágenes de Chema Madoz)
1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR