Tag Archives: Amor Romántico

Cartas de amor de Frida Kahlo a Diego Rivera

Diego:

Nada comparable a tus manos, ni nada igual al oro-verde de tus ojos. Mi cuerpo se llena de ti por días y días. Eres el espejo de la noche. La luz violeta del relámpago. La humedad de la Tierra. El hueco de tus axilas es mi refugio. Toda mi alegría es sentir brotar la vida de tu fuente-flor que la mía guarda para llenar todos los caminos de mis nervios que son los tuyos, tus ojos, espadas verdes dentro de mi carne, ondas entre nuestras manos. Solo tú en el espacio lleno de sonidos. En la sombra y en la luz; tú te llamarás auxocromo, el que capta el color. Yo cromóforo, la que da el color. Tú eres todas las combinaciones de números. La vida. Mi deseo es entender la línea, la forma, el movimiento. Tú llenas y yo recibo. Tu palabra recorre todo el espacio y llega a mis células que son mis astros y va a las tuyas que son mi luz.

Frida

Carta-frida-rivera

Mi amor, hoy me acordé de ti aunque no lo mereces tengo que reconocer que te amo. Cómo olvidar aquel día cuando te pregunté sobre mis cuadros por vez primera. Yo chiquilla tonta, tu gran señor con mirada lujuriosa me diste la respuesta aquella, para mi satisfacción por verme feliz, sin conocerme siquiera me animaste a seguir adelante. Mi Diego del alma recuerda que siempre te amaré aunque no estés a mi lado. Yo en mi soledad te digo, amar no es pecado a Dios. Amor aún te digo si quieres regresa, que siempre te estaré esperando. Tu ausencia me mata, haces de tu recuerdo una virtud. Tu eres el Dios inexistente cada que tu imagen se me revela. Le pregunto a mi corazón por que tu y no algún otro. Suyo del alma mía.

Frida K.

 

carta-frida-diego-rivera

El amor romántico

Helen Fisher, antropóloga y bióloga canadiense, lleva 30 años estudiando el amor romántico desde un punto de vista científico, y es la autora más referenciada sobre el tema en la comunidad investigadora. Fisher ha centrado sus estudios en entender qué ocurre cuando dos personas se enamoran y cómo factores como el sexo, la lujuria o el matrimonio pueden alterar el proceso.

La científica ha llegado a la conclusión de que el amor romántico tiene que ver con un comportamiento obsesivo, pero que tiene un sentido natural, el de unir fuertemente a dos personas en el proyecto común de criar a un hijo.

El amor, asegura, se constituye gracias a tres impulsos cerebrales. El primero es el sexual (a corto plazo), el segundo es el ya citado amor romántico (a medio plazo) y el tercero es el apego (a largo plazo). Los tres impulsos están relacionados, pero no siempre están unidos. Es por eso que somos tan infieles: cuando desaparece el amor romántico y aparece el apego estamos abiertos a nuevos impulsos sexuales, y no es tan sencillo aplacar estos.

1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR