Sin freno

Sin freno

Sin saber el porqué, según me preparaba el desayuno, llegaban a mí pensamientos que me atrapaban… Un desayuno más, un día más, qué me deparará… Me quedo inerte en silencio un segundo con mi mente y pienso, ¿qué sentido tiene todo esto? El tiempo no perdona, un día tras otro, un mes tras otro mes, un año tras otro año, ¿para qué? Lo que está claro es que no hay vuelta atrás, lo vivido ya es pasado, no vuelve.

¿Y el futuro? No encuentro respuesta, tengo sentimientos encontrados, me duele que el tiempo pase pero a su vez quiero que pase… No quiero llegar al final. Llegan los cumpleaños, soplamos velas o no, lo celebramos o no, recibimos regalos o no, somos felices o no. Lo que está claro es que es un día señalado en el calendario.

El teléfono echa humo, el móvil no deja de pitar, alguna sorpresa no esperada… realmente eres feliz, invitas si puedes, te sientes bien, ¿has cumplido un año más o tienes un día más que ayer? Casi lo segundo, sólo tienes uno más pero es una forma de medir el tiempo y te dice que has cambiado de digito.

En el fondo te sientes feliz porque estas “vivo”, lo malo no es cumplir años, lo malo es no cumplirlos, por desgracia no conocemos cuando nuestra cuenta particular dejará de contar. Una vez que naces estas dentro del bombo y tú bola puede salir en cualquier momento. La hermana muerte no perdona.

Dicen que mal de muchos consuelo de tontos y esto es lo que pasa con la vida misma. Optamos por restringir nuestros pensamientos, por no hacernos preguntas que no tienen respuesta. Intentamos vivir sin pensar y no saboreamos cada segundo de nuestra vida como debiéramos.

Nos ponemos metas para sentirnos bien. Si tienes hijos la meta es verlos crecer, hacerse adultos, luego quieres que lleguen los nietos. Si tiras por el tema laboral buscas realizarte como profesional, ser reconocido en lo que haces y si vas por los estudios, quieres acabar el colegio, la universidad, el máster, aprender mil idiomas.

En el fondo intentamos tener todo nuestro tiempo ocupado para no pensar, para no sufrir. ¿Lo conseguimos? Lo cierto es que mucho de nuestro tiempo lo tenemos tan ocupado que no sentimos ni nuestra respiración.

Quisiera entender qué sentido tiene todo, quisiera tener respuestas, sé que vivir es una broma pesada pero estoy enamorada de la vida.

Susana Maroto Robledo

4 Comentarios por ahora

AnaPosted on  4:52 pm - Ene 23, 2017

Susi yo tb estoy enamorada de la vida, gracias por escribir estos pensamientos

    Susana Maroto RobledoPosted on  11:26 pm - Ene 23, 2017

    Anita gracias a ti por seguirme incondicionalmente… lo sé que estas enamorada de la vida y además te ha dado lecciones duras difíciles de olvidar, eres un ejemplo a seguir por tu forma de ser.
    Un besazo
    Susi.

Teresa BarrantesPosted on  1:01 pm - Ene 26, 2017

Hace dos años yo dejé la muerte en vida, porque decidí vivir. Conocía los riesgos a los que me enfrentaba, y sabía de lo peligroso de mi decisión en años venideros, pero tampoco tenía más opciones.
Bueno, sí, tenía otra…. Seguir muriendo lentamente, muriendo espiritual, mental, psicológicamente… hasta que, un día, mi corazón dejase de bombear, porque es así como me sentía.
Una noche, a media noche, recién llegada a casa desde el trabajo, sentada en el sofá de mi casa, fría, deshabitada, impersonal… con el maletín de trabajo todavía en mis manos, supe que había tocado fondo, y llegado al final.
Al poco tiempo, me marché. Dejé el único empleo que mal pagaba mis facturas de aquella casa abandonada e impersonal, dejé la casa, dejé familia y amigos, dejé mi país, y me marché… huyendo hacia el norte, buscando mi norte, buscando vivir…. y ¿Sabes? Viví…
Descubrí que la vida era mucho más de lo que yo había estado haciendo durante años, que se pueden hacer muchas más cosas de lo que yo había aprendido a hacer, de lo que unos ridículos títulos universitarios dicen que era,… Descubrí personas que viven diferente, y viven bien… no porque tengan mucho, sino porque entendieron qué es vivir, qué es amar la vida…

… Y aprendí que amar la vida es mucho más simple de lo que nos creemos, y que nada tiene en común con lo que, frecuentemente, hacemos…

Gracias por suscitarme pensamientos, Susana.

    Susana Maroto RobledoPosted on  2:48 pm - Ene 26, 2017

    Hola de nuevo, Teresa

    Fuiste muy valiente en dejarlo todo e irte al extranjero pero como bien dices te mereció la pena …. cierto la vida es muy simple pero nosotros la hacemos complicada.
    Muchas gracias por tu comentario y me alegra que mis escritos te susciten pensamientos. Un beso. Susana

Deja tu comentario

Solve : *
24 ⁄ 12 =


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR