Derroche de felicidad sin gratitud

Derroche de felicidad sin gratitud

La guerra civil española (1936-1939) provocó una grieta en el país, no sólo fue un enfrentamiento bélico durante casi tres años, se convirtió en un antes y un después para muchas familias. Antes de la guerra civil muchas de ellas eran felices y tras concluir la misma ya no lo fueron hasta que pasaron décadas.

Al acabar la guerra comenzó un periodo – ya no bélico – pero más duro si cabe, la llamada “posguerra”. Fueron años de hambre, de racionamiento y de emigración. Los peores años de la misma se produjeron entre 1946 y 1949.

Robert-Capa

A pesar de vivir una etapa tan dolorosa existía felicidad, personalizada en los llamados “niños de la posguerra”. Muchos de ellos son en la actualidad nuestros padres, o incluso, abuelos. Fue una generación que se llenó de energía y coraje para reconstruir un país a pesar de la adversidad. En todas las familias había un atisbo de esperanza, una fuerza oculta. Gracias a esos niños tenemos la España actual y nuestros pensamientos son libres.

Esta es la historia de una niña cualquiera de la posguerra que desde bien pequeña derrochó felicidad sin gratitud.

Como otros tantos que estaban en el bando que perdió – así es la felicidad de caprichosa – tuvo que comenzar a trabajar a la temprana edad de 12 años.  Obligada a dejar los estudios fue capaz de aprender un oficio. Con una inteligencia prodigiosa para el diseño y confección de prendas, se fue haciendo un camino en el terreno laboral. Mientras tanto su vida privada no paro de avanzar, derrochando alegría por donde pasaba. Conoció al amor de su vida a la edad de 15 años: Fue la sombra de su madre a la que protegía por encima de todo, pese a ser la hermana pequeña con diferencia de edad respeto de sus hermanos.

vivian maier

Esa diferencia de edad hizo que conviviera con las generaciones venideras, ejerciendo de hermana mayor. Después se convertiría en la “tía joven” que podía ejercer de abuela al cuidado de los hijos de sus sobrinos.

Nunca tuvo ni tiene nada para ella, sólo mira por los demás. Estando ahí cuando se la necesita. Su carácter es fuerte pero jamás ha pedido nada a cambio a ninguna persona. Lo hace todo porque “le sale” y si alguna vez le haces algún comentario sobre algo ilógico siempre responde del mismo modo: “ellos verán, a mi me da igual”.

Hoy en día esa persona sigue derrochando vitalidad y ayudando cuando se la necesita, pero pienso que su vida y la de tantos otros niños de la posguerra se vio truncada por las secuelas de una guerra absurda entre hermanos. Cierto es que también se produjo el fenómeno de la “felicidad inversa“.

Doy las gracias a todos los nacidos en la llamada posguerra por construir el país que conozco y me siento con dicha por ser hija de padres nacidos en la posguerra.

Susana Maroto Robledo

12 Comentarios por ahora

Begoña MontañaPosted on  6:16 pm - Ago 9, 2016

Os doy las gracias por éste homenaje a todas las personas que tuvieron la mala suerte de nacer en una época llena de injusticias, sufrimientoy dolor. Yo no puedo ni siquiera imaginarme lo que todas esas gentes tuvieron que pasar

InesteibolPosted on  10:04 pm - Ago 9, 2016

Y qué es la felicidad inversa? Nos hablarás de eso en el siguiente artículo? Gracias Susana,seguiré leyéndote

    Susana Maroto RobledoPosted on  12:03 am - Ago 11, 2016

    Hola Inesteibol,

    Me has dado una idea, haré un articulo sobre “la felicidad inversa”. La misma, puede tener distintos significados, para este articulo en concreto me refiero a que tras la guerra unas familias perdieron felicidad y otras la ganaron aunque suene cruel.
    Muchas gracias por seguirme.

AlbertoPosted on  10:19 am - Ago 10, 2016

Una visión de la posguerra, me ha gustado. Momentos muy dificiles para muchisisima gente.

TatianaPosted on  8:42 am - Ago 11, 2016

Gracias Susana por este recuerdo a las personas que vivieron esa época.
De vez en cuando viene bien un poco de reflexión sobre esos años tan duros que vivieron nuestros familiares.
Me ha gustado mucho tu artículo.

SoniaMRPosted on  10:34 am - Ago 11, 2016

Esta pequeña lectura, pero intensa en contenido y muy buen artículo,, me ha hecho retroceder a una época que no viví, pero que sí vivieron muchos de nuestros padres y es verdad ellos hicieron lo que es nuestro mundo, ahora depende de nosotros, aquellos hijos de parejas felices que sobrevivieron a una postguerra, a seguir luchando por nuestro mundo y que nada y nadie nos quite nunca la felicicidad.

RosaPosted on  4:04 pm - Ago 15, 2016

Me siento orgullosa de conocer a aquella niña y de ser de su familia.
Muchas gracias por el escrito.
Te quiero.

Deja tu comentario

Solve : *
5 × 1 =


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR