Cuando fingir ser feliz no es suficiente

Cuando fingir ser feliz no es suficiente

Hoy hace diez años, un desgarro indescriptible inundó mi vida.

Hoy hace diez años, perdí a mi hija Gabrielilla cuando estaba a punto der cumplir los cinco años.

Hoy hace diez años, contra todo pronóstico, mi corazón siguió latiendo y latiendo, una y otra vez, insistente, tenaz.

Aquel día, mirando a nuestra hija Alejandra, gemela de Gabriela, tuvimos la clarividencia de entender que nos encontrábamos ante una encrucijada que marcaría nuestra existencia futura como personas y como familia. Podíamos ser una familia que fingiese ser feliz o luchar denonadamente por llegar a serlo realmente. La tristeza de los ojos de Alejandra nos dio la respuesta. Ella no se merecía una vida de fingimiento.

Aunque parezca extraño, de las dos opciones, la de ser feliz es, a corto plazo, la más dura. Recuerdo la primera vez que volví a reír. Difícilmente se puede describir el dolor que se siente, un dolor incluso físico que te impide respirar. La sensación de traición y de temor al olvido te invaden. Es fácil aferrarse al dolor si no se tiene claro hacia dónde se quiere caminar, pero nuestro destino lo teníamos claro, y por ello nos esforzamos en no cerrar la puerta a los brotes de felicidad que se nos cruzaban en el camino y los fuimos aceptando. Un camino que tuvimos la fortuna de no recorrer solos, en mi caso con un hombre que entendió y afrontó el duelo de la misma forma en que yo lo hice y que fue mi más firme apoyo, con una hija amorosa que demostró una valentía ejemplar, con la mejor familia y los mejores amigos con los que se puede contar, y con una ayuda profesional, que, aunque en un principio rechacé, fue crucial en mi proceso.

AlejandraYGabriela

(Alejandra y Gabriela)

Sé que jamás volveré a disfrutar de esa sensación de plenitud de aquellos días, porque siempre nos faltará Gabriela, pero puedo decir que mi corazón está en paz y que disfruto de la vida, disfruto de los pequeños momentos que me regala con una intensidad mayor, si cabe, de con la que lo hacía antes, pues sé lo que significa tenerlos. Para mí, eso es la felicidad.

Hoy, diez años después, cuando veo a Alejandra hecha una adolescente equilibrada, sensata, buena, empática, asertiva y, sobre todo, feliz como una perdiz, creo que la decisión de aquel día fue la más importante y acertada de mi vida que no sólo le ha dado a mi hija la existencia que merecía tener, sino que, a la larga, también me salvó a mí.

Estibaliz

19 Comentarios por ahora

BegoñaPosted on  3:35 pm - Sep 1, 2016

Al leer éste artículo me he quedado sin palabras. Tengo dos hijos, y sé que es lo peor que te puede pasar en la vida. ¡¡Esto si que es una lección de fortaleza y de amor, con mayúsculas!!

Susana Maroto RobledoPosted on  12:22 am - Sep 2, 2016

Buenas noches, Estibaliz;

Lo que has hecho, contar tu historia, tu dolor, tiene mucho merito. No es nada sencillo, quitarse la mascara y permitir que cualquiera conozca algo tan vuestro. Tomasteis la mejor elección “vivir y vivir”, “luchar y luchar”, construyendo un futuro para Alejandra. Sé bien lo que significa el dolor que sentiste, he vivido muy de cerca, situaciones tremendas y cuando los protagonistas son niños “apaga y vámonos”. Desde hoy, te miro con ojos de admiración y has demostrado que detrás de un eterno rostro sonriente se esconde una madre coraje llena de energía.

Un besazo.
Susana.

    EstíbalizPosted on  11:45 am - Sep 2, 2016

    Yo creo, Susana, que uno puede hablar de su dolor desde la paz cuando lo ha elaborado, además he pensado que quizás a alguien en algún lugar pudiese ayudarle mi escrito de alguna manera. Un beso uy fuerte y nos vemos pronto. Un beso fuerte.

CrisPosted on  9:19 am - Sep 2, 2016

Mi querida Estíbaliz,
cuánto agradezco a la vida el haberme hecho llegar tus palabras a través de las redes y comprobar que estás en paz. Viví de cerca ese momento mientras yo también pasaba por un gran duelo distinto , así que tus palabras tan a corazón abierto me llegan muy, muy cerca y me parece mentira que hayan pasado ya diez años desde aquella trágica noticia……No sabes lo que me alivia que en su momento escogieras esa opción de salvarte y ser feliz, haciendo que cada una de las personas que están a tu lado también lo sean…..eres muy valiente (siempre lo he pensado pero me alegra saber que con los años ese sentimiento se ha reafirmado), además de una gran persona.
Abrazo grande, fuerte y silencioso….y GRACIAS, una vez más, por haber puesto en palabras un trocito de tu alma : Cris (EC)

    EstíbalizPosted on  11:30 am - Sep 2, 2016

    Qué barbaridad, Cristina, cuánto tiempo y qué sorpresa. Lo último que supe de ti a través de compañeros de Entrecultura fue que te fuiste a vivir a tu tierra y que estabas feliz con tu famila. Lo único que sé es que pese a tu duelo, siempre estuviste ahí apoyándome. Un beso fuerte, guapa.

BelenPosted on  4:17 pm - Sep 3, 2016

Querida Estobaliz:
Me ha encantado tus lineas. Muchas gracias por compartirlas y sobre todo por el motivo que lo haces, siempre pensando en ayudar a los demas!!!
Te mando un beso fuerte y godo mi cariño.
Fie una suerte las horas compartidas contigo rn entreculturas.
MUAC

José RosPosted on  10:05 pm - Sep 3, 2016

Querida Estíbaliz, amiga del tiempo, de tu paso lleno de vitalidad por nuestra familia en Bolivia. Amiga que me hiciste conocer a tu Manolo, incluso antes del matrimonio y, tiempo después me compartiste la alegría de conocer a Gabriela y Alejandra , y seguimos compartiendo momentos en familia, cada vez que paso por Madrid.

Estíbaliz querida, junto a Manolo y Alejandrita (que generosamente me cede su habitación cuando paso por Madrid), y con las fotos de Gabriela en tu casa (también yo guardo con cariño unas fotos de las dos), me alegra saber que a los diez años de la partida de Gabriela, sigues y siguen los tres realizando un camino de búsqueda de la felicidad, sin pretender ocultar la realidad, sin fingir falsa felicidad.

Y quiero ser partícipe, desde Bolivia, de esa dura felicidad, de esa real felicidad que deben sentir cuando contemplan el mosaico de rostros de Gabrielita. Y quioero estar seguro de que en un más allá, ella debe sonreir al contemplarte firme en la vida, junto a Manolo y esa simpática Alejandra compañera de tu vida.

Un gran abrazo, desde Santa Cruz. Besos, amiga Estíbaliz.
Pepe

tu madrePosted on  7:06 pm - Sep 8, 2016

Estibaliz,hija mia, no sabes lo que siento no estar a tu altura, pero cada uno es como es y tu eres insuperable. Porque yo tambien recuerdo cada dia a Gabriela (claro con el dolor de una abuela, no el terrible de una madre), y aunque asi hubiera sido es seguro que nunca hubiera tenido tu templanza, tu amor al projimo, enfin tu forma de ser tan excepcional. Deseo, porque te lo mereces, que hasta el fin de tus dias seas plenamente feliz junto a los que quieres. Te quiero y te admiro.

MartaPosted on  1:56 pm - Sep 11, 2016

Sentí mucho lo de Gabriela , las conocí en Polonia en la boda de tu hermano a la que asistí con mi madre y de la que tenemos tan buenos recuerdos .
Parece que las estoy viendo con una cámara de fotos desechable inmortalizando todos los recuerdos, y saltando y bailando en la celebración .
En casa tenemos un cuaderno precioso hecho por ti , un regalo de boda de Eliza y Vicente a nosotros
Un abrazo fuerte

SoniaPosted on  2:23 pm - Oct 11, 2016

Estibaliz y familia, soy Sonia de Miranieves y llevamos mucho tiempo sin vernos pero el cariño hacia vosotras lo conservo intacto.
No sabía nada hasta hoy y no puedo ni imaginarme lo que habréis pasado estos años, me alegro que halláis podido superarlo de la manera tan bonita como tu expresas. Os deseo lo mejor y espero verte algún dia

Irene gomezPosted on  8:10 pm - Oct 11, 2016

Mi hermano murió y mi madre también tomó esa decisión. Ella me dijo no quiero que tengas una juventud triste, bastante tienes con manejar tu dolor, como para tener q hacerte cargo del nuestro. Nunca le estaré suficientemente agradecida..

    EstibalizPosted on  9:22 pm - Oct 12, 2016

    Hola, Irene, pues no sabes cómo me alegro de que tu madre tomase la misma actitud hacia la vida que le quedaba por vivir que nosotros. Y ten por seguro que tu madre también te estará sumamente agradecida a ti por haber sido, indudablemente, su motor en la vida . Un beso.

Deja tu comentario

Solve : *
25 − 4 =


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR