Buscando en el baúl de los recuerdos

Buscando en el baúl de los recuerdos

Nuestros objetos personales al cabo de años pueden contarnos muchas cosas acerca de nosotros, algunas de ellas totalmente olvidadas en algún rincón de nuestro cerebro.

Esta mañana quería encontrar escritos antiguos en mis cajones y para mi sorpresa en el camino han aparecido “historias” que me han dejado boquiabierta.

Cada papel encontrado ha sido único y me ha hecho sentir una nostalgia sin igual,  algunos han conseguido que esbozara una sonrisa, como las fotos de cumpleaños, de bodas de amigos, de escapadas o los papeles testigos de momentos importantes.  Otros me han inundado de tristeza,  fotos de personas que ya no están, diarios comenzados y no terminados, escritos de mi más tierna niñez, bolígrafos que al palparlos reconocía en qué momento habían llegado a mí.

Pero lo que más me ha llegado ha sido mi primer diario, la inocencia de una niña de 12 años que pretende contar su historia, madura para su edad y que cree tenerlo todo muy claro, según leía sus escasos reglones, las lagrimas han brotado en mi rostro hasta no poder contener el llanto… He apretado fuertemente el diario entre mis manos cerrándolo con  mimo y acurrucándolo contra mi pecho.

Han sido unos instantes muy emotivos, lo leído me ha roto el alma, “…Cada libro que terminase se lo daría a mis padres para que lo cuidaran…”  y aunque ya no tengo 12 años, me he reconocido como la persona que soy, dándome cuenta que cuando eres un niño tu personalidad queda forjada.

Jamás pude ni podré  escribir un diario de forma continua,  tengo miedo a que las palabras escritas puedan ser mal interpretadas por quienes quiero al ser leídas. Sin embargo, aquí estoy escribiendo reflexiones………

Esta pequeña intromisión en mi pasado a través de mi baúl de los recuerdos me ha hecho darme cuenta que mi esencia se encontraba entre esos objetos que me han trasladado a episodios ya vividos.

Con el avance de la tecnología actual, muchas de las cosas encontradas es posible que dentro de 20 años cuando rebusque, me hagan sentir vacío y no el calor experimentado hoy.  Los avances técnicos nos dan bienestar y nos ayudan en nuestras tareas cotidianas pero se pierde parte de nuestra esencia.

Susana Maroto Robledo

1 Comentario por el momento

YolandaPosted on  11:32 pm - Ene 26, 2017

Qué bonito Susana!!!!
Un viaje imposible , pero añorado a nuestro pasado!!!
Siempre merece la pena conectar con nuestros sentimientos.
Un beso!

Deja tu comentario

Solve : *
24 ⁄ 12 =


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR